SocialKicker

Fund Development Intelligence

El reto del Fundraising en México
Por: María Molina Coutiño
maria@socialkicker.com


Recientemente asistí al Encuentro Anual organizado por Procura, con motivo de los 20 años de operación de esta institución en México y más recientemente en Estados Unidos a través del apoyo a comunidades migrantes, particularmente en temas de educación financiera.

Se presentaron interesantes exposiciones a cargo de ponentes de talla internacional, entre ellas organizaciones como Social Value -especializada en la medición de impacto-, quienes explicaron de manera atinada la importancia de profundizar en la incidencia real que cada proyecto tiene en las comunidades que se pretenden beneficiar, así como establecer métricas prácticas que permitan ser más efectivos en su evaluación.

Fue un foro en el que a su vez existía un objetivo común: lograr mayor efectividad en las campañas de recaudación de fondos impulsadas por las organizaciones no gubernamentales en México.

El tema invita a la reflexión. En nuestro país, un alto número de organizaciones buscan financiamiento de las grandes fundaciones mexicanas e incluso internacionales para incrementar su presupuesto destinado a proyectos sociales. Pero las interrogantes son varias: ¿cómo hacerlo? ¿cómo presentar una solicitud exitosa? ¿qué es lo que piden los grandes donantes “grantmakers” cuando se trata de otorgar donativos?

Hace algunos años estuve en contacto con la Fundación Bill y Melinda Gates para conseguir un donativo de aproximadamente 100,000 USD, con el objetivo de promover una campaña que reflejara el talento de los hispanos que radican en EU que habían sido beneficiados por la iniciativa denominada Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA por su siglas en inglés). Fue mi primera experiencia con una fundación internacional, la cual me dejó varias enseñanzas que resumo a continuación.

La primera es que hay que tener claro que se trata de un proceso de lenta maduración y análisis minucioso que puede llevar varios meses antes de generar frutos. Consiste en varias etapas, incluyendo el llenado de formatos extensos cuyas secciones de mayor peso estaban relacionadas con “Evaluación e Impacto”, así como “Presupuesto”. Esta última sección es particularmente compleja ya que se debe segmentar y priorizar cada partida de gastos, ya que de otra manera una parte significativa del donativo corre el riesgo de destinarse a gastos operativos, dejando prácticamente sin fondos a la obra social.

Otro punto clave es comprender todo el proceso que el donante maneja antes de considerar una propuesta de solicitud de fondos y, sobre todo, entender de qué manera nuestro proyecto se relaciona con las áreas estratégicas del donante, esto es, sus “funding priorities” (prioridades para otorgar fondos). Asimismo, en muchas ocasiones nuestra noción de resultados dista mucho de lo que las grandes fundaciones esperan, el hecho de recibir miles de solicitudes al año hace que la profundidad en la medición del impacto de nuestras actividades sea vital.

El aprendizaje es constante y nunca se detiene. Pretender lograr la sostenibilidad de una organización sin fines de lucro en el largo plazo, sin una percepción adecuada y conocimiento de recaudación de fondos es prácticamente imposible. Todos somos recaudadores de fondos dentro de una organización, nuestro compromiso central es buscar la manera de profesionalizarnos en el sector para poder tener los conocimientos necesarios y generar un entorno propicio para poder solicitar recursos para nuestras causas.

El proceso de desarrollo de fondos se vuelve toral en la definición de nuestras estrategias de recaudación, así como su necesario acompañamiento de actividades de comunicación y relaciones públicas. El storytelling, como el eje principal para lograr generar empatía con nuestros donantes.

La tarea es titánica, capacitar a nuestros equipos para recaudar fondos de manera exitosa es un proceso que lleva tiempo, pero estoy segura de que la inversión social realizada en profesionalización y capacitación da grandes resultados.

¡Enhorabuena Procura por organizar estos eventos de extraordinario nivel!


 María Molina es Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tec de Monterrey y cuenta con un Diplomado en Recaudación de Fondos por ITESM Campus Santa Fe, así como un certificado otorgado por el Grantseeker Training Institute en Nueva York. Con experiencia en las áreas de recaudación de fondos y comunicación en México y Estados Unidos para el sector filantrópico, es actualmente socia de SocialKicker. 


​​